Meditando con Kourotrophos

La enfermera, guardiana de infantes y jovenes, son traducciones que responden bastante bien a lo que significa este título, que porta Artemis y que porta Hekate. Hemos preparado un trabajo para el primer fin de semana de Septiembre con motivo de que, según el antiguo calendario Ateniense, se celebra el dia de las deidades con este título. Entre otras cosas, hay una meditación que nos gustaría compartir con vosotros. Aqui la teneis:

Kourotrophos del altar (Ofrenda de Hecatere)

Delante de nosotros hay unas escaleras muy estrechas, con 21 escalones hacia abajo.Estan clavadas en lo que parece ser una gruta, las paredes estan llenas de estalactitas y de piedras preciosas. Como si fueran a un gran tesoro, los escalones perfectamente definidos dan y aportan mucha seguridad. Los vamos bajando, de uno en uno, sintiendo como vamos cada vez más abajo de nosotros mismos. Más allá de nuestra propia conciencia. Encontramos al final de la escalera una puerta con nuestro nombre en letras doradas que tenemos que abrir. La abrimos y encontramos una preciosa cueva.
Llena de amatistas, que irradian una energía tranquilizadora y de paz. Cerramos la puerta tras nosotros. Nos tumbamos en el centro de la cueva y comprobamos que el suelo está latiendo. Con cada latido nos vamos sintiendo más agusto en la cueva. Casi nos dormimos. Comenzamos a flotar y descubrimos que la cueva se ha convertido en el vientre de nuestra madre. Ya no somos adultos, somos unos bebes no natos. Escuchamos el latido del corazón de nuestra madre y nos recuerda al sonido de la Tierra. Nuestro corazón se sincroniza con el latido de nuestra madre. Escuchamos su
voz. Sentimos la energía de sus manos en las paredes de su vientre. La energía de su sangre haciendonos vivir. Nuestro cordon umbilical brilla y hace que todo nuestro plexo solar brille con el. Los latidos no solamente traen comida fisica a nuestro cuerpo. También amor. Mucho amor. Estamos listos para nacer y algo dentro de su vientre se empieza a mover y nos sentimos asustados pero dispuestos a pasar por el proceso. Sentimos una
voz que viene de lejos pero que parece salir de dentro de nosotros mismos. Es una voz femenina diferente a la de nuestra madre. Hekate Kourotrophos nos habla. Quizás nos de apoyo en el trance, quizás sea ella misma quien nos empuje. Un manto cálido cae sobre nosotros y nos sentimos llenos de fuerzas, ya no tenemos miedo y nacemos. Nuestramadre nos coge en brazos y esa cueva, queda atrás. El médico corta nuestro cordon umbilical pero Hekate, lo sella para que la energía no se pierda. Esa luz con la que tu madre te llenaba sigue dentro de ti, bendita por la Diosa.

Crecemos un poco, avanzamos. Vamos a recordar un hecho de nuestra infancia que nos de miedo. Y vamos a visualizar a la Diosa en el. Preguntale a Hekate Kourotrophos que sucedió y como reparar esa situación. Deja que su energía cicatrice cualquier herida que pueda quedar en tu aura. Permite que la Diosa repare la energía del aura del niño que eras. Crece en la luz que ella misma te aporta.

Visualiza como vas creciendo, con Hekate o Artemis acompañandote en todo el camino. Buscalas en los momentos importantes de tu vida. Y comprende como Kourotrophos siempre te acompaño hasta que fuiste adulto y te supiste valer por ti mismo.

Cuando hagas este recorrido, recuerda en todo momento que la energía de tu madre, sellada por la Divinidad vive dentro de ti, guardando el amor que te hizo ser.

Ahora eres adulto y has vuelto a la cueva, que sigue latiendo sincronizada con tu corazón.Has caminado duro en la vida y tu premio es sin más la vida misma. Todo tu cuerpo responde al mundo. Tus ojos ven estupendamente, tus manos son hábiles y funcionan bien. Tu mente agil y tu corazón viene del viaje recuperado y lleno del mismo amor que tenías por la vida cuando eras niño. Deja que esa energía dorada, clara, limpia y pura desborde. Desde el ombligo compruebas asombrado como nace otro cordon plateado y
fuerte, de grandes dimensiones, perfectamente nuevo que te une a otro ser. O a varios de ellos. Levanta la cabeza y miralos. Son tus hijos. Si los tienes ya reconoceras en ellos sus caras brillantes y puras, si no los tienes aún seguro que también las reconoces, al fin y al cabo son tus hijos! y comprobaras que de su corazón también brota energía que pasa por el cordon que compartis. Observa como ellos guardan de ti esa parte que tu también le
regalaste al nacer y que le regalas cada dia. Deja que la Diosa se acerque a ellos y los cubra con su manto. Pidele como su padre/madre que eres que los cuide y los haga adultos sanos, que sean buenas personas, lo que desees para ellos. Mira como Hekate los cubre con su luz. Si no los tienes aun, pidele a Kourotrophos que los acompañe al nacer, que les ayude a pasar el trance, que los lleve a la madurez de su mano. Cuando Hekate/Artemis termine de bendecirlos en tus manos aparecerá parte de la luz que Kourotrophos te dio al nacer. Ponlos dentro del corazón de tus hijos y bendicelos ahora tu
como su madre o padre. Dejalos que salgan de la cueva, pero no dejes de visualizar el lazo que os une, que se estira sin ninguna dificultad. Si aun no han nacido diles que le esperas y si ya estan contigo diles que mañana compartiras con ellos el dia.

Si teneis hij@s en edad pre-adulta, pedidle a Artemis que les enseñe a ser fuertes, a luchar por sus sueños y a pelear sus batallas, pedidle que las acompañe hasta que encuentren un compañer@ digno de ellas, si quereis. Ahora, cuando tus hijos hayan salido de la cueva, date la vuelta tranquilamente, abre la puerta y sube los escalones,volviendo en si y trayendo contigo toda la energía y todos los recuerdos de la experiencia.

Desde el Templo esperamos que os guste y os aporte a vuestro camino lo que necesiteis 🙂 Como actividad complementaría aprovechar el día para dar un paseo con vuestros hijos o sacad al niño interior que llevais dentro y dejarlo ser 🙂

Anuncios

2 Respuestas a “Meditando con Kourotrophos

  1. Me gusta particularmente este título de Hekate…. Cuando buscamos información sobre Ella solemos encontrarla asociada a las artes magicas, a la brujería, las encrucijadas en la oscuridad o en compañía de fantasmas… pero ostentar un epíteto como kourotrophos, sorprende!!!
    Emerge la Hekate de la Luz, la Dea Mater, las vinculaciones con la nutrición, que son tan antiguas…
    Hekate kourotrophos aparece como patrona de recién nacidos, cuidadora de infantes y también como comadrona.
    Hay un bello párrafo en “El asno de Oro” de Apuleyo, que dice:
    “Yo soy la que es la madre de todas las cosas, Señora gobernadora de todos los elementos, la progenie inicial de los mundos, de los poderes divinos, reina de los cielos, luz de las diosas; por mi voluntad los planetas del aire, los vientos de los mares y el silencio del infierno se elimina”.
    Bienvenidos/as a uno de los rostros luminosos de Hekate.

  2. Recomiendo encarecidamente realizar esta meditación, tanto a mujeres como a hombres. Realmente Sanadora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s