Celebra el ritual con nosotros esta año!

Si no puedes asistir al ritual de Madrid, si estás lejos y te gustaría celebrar el Aniversario con nosotros, no pasa nada, hemos diseñado un rito a distancia para que puedas compartir con nosotros este momento tan especial. Esperamos que te guste:
Imagen

Necesitarás:

Una vela roja (a ser posible, en su defecto blanca) de tubo. Si dispones de un velón también es válido.
Una copa o lugar donde libar
Vino, zumo de frutas o aceite de oliva.
Un mantel rojo o blanco.
Otra vela más pequeña.
Algo de comida para el banquete ritual.
Portavelas o candelabro para la vela más pequeña (opcional)

Preparación:

Ordena el espacio y purifícalo de la forma en la que suelas hacerlo. Monta un altar para Hekate, en el que utilices las velas. En el centro puedes poner una representación de la Diosa (si tienes estatua), una imagen impresa, una cebolla. Delante de ella (si la tienes) pondrás la vela roja y delante la vela más pequeña. El resto de objetos del altar puedes distribuirlos como quieras, siénte libre de ponerlos de forma estética o que te haga sentis a gusto.

Traza el círculo, llama a los Guardianes o los Vientos o trabaja de la forma en la que habitualmente lo hagas. Enciende la vela grande.

A continuación levanta los brazos y prepárate para llamar a Hekate:

“Hekate, guardiana de los límites del mundo ,

permíteme honrarte en este rito,

Patrona de los caminos, de la llama eterna,

Ilumina las sombras con tu fuego sagrado,

Señora de los tres reinos,

Del Cielo, la Tierra y el Mar,

Hekate, tú que custodias los velos de los misterios

Guíame en las encrucijadas.

A ti elevo estas palabras,

Para que me honres con tu presencia,

Con la llama que arde en tu antorcha,

Acompáñame, oh venerada Diosa

En este rito que levanto en tu honor.

 

Puedes darle la bienvenida como desees.

 

Tras esto Derramarás vino en la copa (o la bebida que hayas escogico) como forma de libación.

 

 

Y con esto toma la vela más pequeña y enciéndela de la grande. Tomála en tus manos unos momentos y cierra los ojos. Si ves que te vas a quemar puedes ponerla en un portavelas o candelabro. A continuación puedes realizar la siguiente meditación.

“Te encuentras respirando de forma apacible, rítmica, pero tranquila. Estás en calma en medio de un bosque de cipreses, frente a tí hay un camino que rodea el bosque. Un hermoso atardecer tiñe las copas de los árboles de un color anaranjado. De un lado del camino comienza a dibujarse una figura femenina, que se va acercando poco a poco. Es una mujer hermosa, con el cabello oscuro y largo, de piel clara y porte majestuoso. Lleva una antorcha apagada en la mano y se va acercando poco a poco a ti. A medida que se acerca, la luz del sol va decayendo y vamos despidiéndonos de ese momento liminal del día, donde no es noche ni tampoco día.

La Señora se va acercando a ti y tú la saludas. Hekate va levantando su antorcha y al llegar hasta ti se para y como por arte de magia, de su mano nace un fuego denso, con el que enciende su antorcha. Ya reina la oscuridad en medio del bosque de cipreses y Hekate desprende una luz que ilumina todo a tu alrededor. La pone ante tí, su antorcha te muestra su fuego y te permite que veas en él. Siéntete libre de mirar su fuego y preguntar aquello que necesites. Quizás quieras hablar con la Diosa unos momentos.

A continuación, con la vela que llevas en las manos, pídele que la encienda con el fuego de su antorcha, con su llama sagrada. Cuando te la haya dado, mira como danza en tus manos, cómo porta la esencia de la Hekate y de su fuego. Si lo deseas, puedes moverte con la llama, ponerla en tu corazón y bailar como una llama en sintonía con la misma. Escucha las palabras de Hekate y siente tu energía vibrar con la llama.

Cuando sientas que has terminado, agradece a Hekate la experiencia y quédate con la llama. Cuando te sientas preparado, abre los ojos volviendo a tu espacio sagrado, a la habitación donde estás ritualizando.”

Observa cómo tu llama ha cambiado. Levántala y dí:

Oh, Hekate, levanto tu fuego sagrado,
Honrando tus caminos y la luz que portas.

Consagración y bendición de las ofrendas:

Si has traído ofrendas, puedes consagrarlas en este momento. Levanta tu copa de vino y brinda. Si estás fuera de casa, puedes beber un sorbo y derramar en el suelo el resto. Come algunos de los alimentos que hayas traído.

Despedida y cierre:

Despide a Hekate, agradeciendo aquello que te haya enseñado. Puedes despedir a los guardianes/vientos, de la forma en la que habitualmente lo hagas y cierra o recoge el espacio mágico. Apaga la vela grande y guarda la pequeña para cuando quieras recordar este rito o volver a realizar la meditación. Puedes llevarla contigo allá donde vayas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s